×

Filicidio: asesinato de sus propios hijos, sus tipos y motivaciones

- 01:05 Para vivir mejor

Nuestros hijos son, seguramente, las personas a las que la mayoría de nosotros más amamos. Se trata de criaturas frágiles a las que hemos visto nacer, que nos han necesitado y conquistado desde el momento en que vinieron al mundo y por quienes daríamos todo. Proteger a nuestros hijos es algo natural para la mayoría de los seres humanos y para muchos otros animales, llegando a menudo muchos progenitores a arriesgar o sacrificar su propia vida con tal de protegerlos. Y no solo a nivel biológico; nuestra cultura también pone a la familia y la protección y cuidado de ésta y especialmente en los niños como una de las instituciones más importantes.

Es por ello que casos como el de Bretón, el cual asesinó a sus dos hijos, han conmocionado a la sociedad. Estamos hablando de uno de los casos de filicidio más mediáticos de los últimos tiempos a nivel mundial. Con el nombre caso José Bretón o caso Ruth y José se conocen los sucesos relacionados con la desaparición y muerte de los hermanos Ruth Bretón Ortiz, de seis años (6 años), y José Bretón Ortiz, de dos (2 años), el 8 de octubre de 2011 en la ciudad de Córdoba en Andalucía en el país español. Ambos murieron a manos de su padre, José Bretón Gómez, y sus cadáveres fueron calcinados por este mismo, sin apenas dejar restos identificables de los menores.

El caso fue objeto de una fuerte cobertura mediática, inicialmente porque el padre aseguró que los niños desaparecieron durante un descuido de él, mientras jugaban en un parque de la ciudad cordobesa.

La Audiencia Provincial Cordobesa condenó finalmente el 22 de julio de 2013 a José Bretón a 40 años de cárcel por un doble asesinato donde mediaron como agravantes el vínculo, la premeditación y el carácter despiadado demostrado por Bretón en la ejecución de los hechos. En marzo de 2015 la condena se vio rebajada hasta un máximo de 25 años.

Filicidio: el asesinato de los propios hijos

Se conoce como filicidio el asesinato de los propios hijos a manos de uno o ambos progenitores, independientemente del móvil de dicha acción o la metodología empleada para ello. El contexto en que se produce dicho asesinato u homicidio puede ser muy variable, pudiendo aparecer desde ante una psicosis puerperales hasta la presencia de violencia intrafamiliar o el uso del menor como objeto para hacer daño al otro miembro de la pareja. Con respecto de las víctimas, si bien el filicidio no hace referencia a la edad de la víctima, por norma general tienen un mayor riesgo de sufrir violencia letal por parte de sus padres aquellos niños que tienen menos de seis meses de edad. Con respecto al sexo, en la sociedad occidental no se han detectado por lo general diferencias al respecto. Se trata de un crimen que la mayor parte de la sociedad considera cuanto menos abyecto y antinatural y que es visto por lo general como algo infrecuente, pero que aunque no es habitual desgraciadamente se da en mayor proporción de lo que parece a simple vista. De hecho el filicidio es uno de los tipos de crimen que genera la mayor parte de muertes no naturales de niños, siendo una gran mayoría de muertes violentas de menores provocadas por los propios padres (el porcentaje de muertes violentas de niños por personas ajenas a la familia es de alrededor del 25%). Estamos ante un gravísimo crimen de sangre duramente penado por ley, no solo ante el hecho de dar muerte a una persona de manera voluntaria sino por el agravante de que esta es llevada a cabo por alguien emparentado con la víctima abusando de la confianza y la vinculación de la víctima para con el asesino. Además de ello en muchos de los casos estamos ante un asesinato en que existía una relación de dependencia y una gran diferencia en las relaciones de poder entre ambos, abusando de la diferencia en la fortaleza física o en la superioridad en edad, experiencia y dinámicas de poder y dependencia para el sustento e incluso la supervivencia de la víctima para con su verdugo.

¿Filicidio o infanticidio? Diferencias

Lo cierto es que aunque el concepto resulta fácilmente entendible el término de filicidio no resulta tan conocido entre la población general, siendo mucho más habitual el uso del término infanticidio para este tipo de crímenes. Sin embargo lo cierto es que aunque un filicidio puede ser un infanticidio, no se trata de conceptos sinónimos sino que presentan diferencias claras entre sí. En primer lugar mientras que infanticidio nos habla de la causación de la muerte de un niño o niña por parte de un adulto, hablar de filicidio implica que el autor de dicho muerte es una de las personas que mantiene relación filial con el menor; uno de los padres. Un aspecto que tenemos también que tener en cuenta es que cuando pensamos en un filicidio solemos pensar en que el asesinado es un niño o niña, pero lo cierto es que el concepto hace referencia en realidad a la provocación intencional de la muerte de un hijo o hija independientemente de la edad que tengan.

Por el Lic. Mariano Vega Botter

Neuropsicólogo

Más noticias de hoy