×

Nos dejó la mítica “Coca” Sarli

- 06:19 Pura Vida

La actriz Isabel “Coca” Sarli murió ayer a las 8.45 en el Hospital de San Isidro donde se encontraba internada desde el 26 de mayo pasado a raíz de la fractura de su cadera, según precisó su hija Isabelita.

La intérprete, de 89 años, a partir de protagonizar filmes como “Carne”, “La leona” y “La diosa impura”, bajo las órdenes del cineasta Armando Bó, se convirtió en un símbolo sexual que agitó a la sociedad argentina desde finales de la mitad del siglo pasado.

Sarli se encontraba internada por una “fractura de cadera izquierda secundario a caída de propia altura, más un cuadro de sepsis (infección) urinaria, que evolucionó con cuadro de shock séptico, requiriendo asistencia respiratoria y soporte hemodinámico”, según los últimos partes médicos hechos públicos.

Además de la artista destacada que fue, la “Coca” lidió con la censura de sus filmes como así también fue perseguida por la Triple A, temas que desarrolló con EL LIBERAL en una extensa entrevista que brindó cuando, el 8 de noviembre de 2014, vino a Las Termas de Río Hondo para ser homenajeada en el Festival Nacional de Cine. La gran figura del cine erótico de la Argentina, en el Hotel Amerian Carlos V, de la “Ciudad Spa”, habló de estos temas, como también de Juan Perón.


Te recomendamos: “Paco” Pérez Nazar: “Fue una mujer admirable”


¿Usted dijo que Perón “le tiró” los galgos en una oportunidad?

Eso fue un invento de un periodista. No, m’hijo, no. Perón era un hombre respetuoso. Fue todo maravilloso cuando yo lo saludé antes de ir al concurso de belleza en los Estados Unidos. Es una grosería lo que se dijo. No sé de dónde salió esa grosería. Me amargué mucho cuando se dijo eso.

La “Coca” vuelve a Las Termas, el lugar donde, en 1958, estrenó su primer filme, El trueno entre las hojas.

Para mí, este lugar (por Las Termas), tiene un recuerdo bárbaro. Como bien lo has recordado, en 1958, vine a Las Termas con Armando Bo para proyectar, por primera vez en el país, “El trueno entre las hojas”. El nacimiento para el cine, de mi carrera, fue en este lugar. Mirá el gran significado que tiene para mí. Es una gran película. Fue filmada en Paraguay, con libro de Roa Bastos. Es un filme que amo como a tantos que he hecho. Grandes películas, historias, grandes momentos, profundos recuerdos, inolvidable repercusión y mi agradecimiento infinito a la gente por no olvidarme. Armando fue un vanguardista.

¿Cómo tomaba esas propuestas osadas que le hacía para plasmarla en el cine?

Son películas que retrataron las cosas de la vida diaria, los problemas sociales, como lo que planteaba “Carne”, donde interpreté a una trabajadora de un frigorífico, como también “La Burrerita de Ipacary”, que vendía verduras. En general, siempre, eran temas populares los que se desarrollaban en mis filmes. Con Armando nos llevamos muy bien en todo. Tuvimos más de 26 años juntos hasta que Dios se lo llevó.


Te recomendamos: “¿Qué pretende usted de mí?”: la frase que Isabel Sarli nunca dijo


¿La osadía de sus desnudos, para aquella época, molestó a sectores reaccionarios?

Fuimos perseguidos por la Triple A por los desnudos que hice que, según las argumentaciones, escandalizaban tanto. Lo mío, comparado con lo que sucede hoy, donde ves desnudo a cualquier hora en TV, no es nada.

¿Cómo vivió en esa época la prohibición a sus películas?

Algunas películas se pasaban, muy cortadas, y con mucha lucha de Armando. Sufrí cuando se la prohibió totalmente a la película “Fuego”. Eran épocas difíciles, por cualquier cosa lo ponían preso. Por una simple foto, te metían preso. Me acuerdo cuando, en una fiesta, Armando encontró a Onganía y éste le preguntó cómo andaba. Cuando Armando le dijo que mal, Onganía le respondió que cuando él esté en el gobierno iba a andar bien. Vino Onganía y fue peor. Eran una época difícil. Gracias a Dios todo se superó.


Más noticias de hoy