×

Homenaje a los precursores de la aviación civil que ofrendaron su vida para ayudar al prójimo

- 08:16 Opinión

Por Lidia Grana de Manfredi. Docente, historiadora, investigadora, escritora, conferencista de temas vinculados principalmente a la ciudad de La Banda y sus protagonistas.

Santiago del Estero tuvo la primera escuela de aviación civil del interior del país, gracias al impulso de un grupo de personas dirigido por el Ing. Hugo Palmeyro, en el año 1921.


Te recomendamos: Educación emocional: a qué llamamos emociones y qué hacer con ellas al educarlas


Y fue el bandeño Julio Grimaldi uno de los alumnos que recibió su brevet (certificado, título de piloto, insignia con alas) en esa primera camada de aviadores osados, que desafiaban el peligro despegando y aterrizando en improvisados descampados en las afueras de la ciudad, pistas donde reinaba el polvo y el salitre, que por cierto no fueron obstáculo para esos “artistas del espacio”.

Esa primera escuela civil de aviación se inició en Cachi Pampa, lugar cercano donde hoy se erige el hospital Independencia, según algunos historiadores.

Como toda actividad naciente, los primeros tiempos de la aviación santiagueña estuvieron marcados por el heroísmo y la locura de esos primeros aviadores que intentaron imitar el vuelo de los pájaros.


Te recomendamos: La embajada artística y cultural que sigue de gira cuatro décadas después


Esos precursores gozaron  de la facultad de ser capaces de dominar endebles avionetas y unir con ellas pueblos, comunidades, llevar mensajes solidarios y servir al prójimo. Época en que la falta de comunicación y caminos dificultaba el desarrollo del interior provincial. Todo eso cubría entonces la aviación de los primeros tiempos en Santiago del Estero.

La Banda no estuvo ajena al progreso provincial de la aviación civil. Aviadores bandeños lo dieron todo con el fin de lograr el valor de los servicios que prestaban, más aún cuando se trataba de salvar una vida. Estuvieron convencidos y lo están hoy, que las obras de amor no tienen precio, que todo hay que anteponerlo, ya que “servir es amar”, código indispensable de esa noble actividad.


Más noticias de hoy