×

Rike Scheffler: “La poesía siempre es una forma de celebración”

- 22:00 Viceversa

Creadora de una obra multifacética que explora en los márgenes de la literatura y la música, la poeta alemana Rike Scheffler desembarca por primera vez en el país para participar del Festival de Poesía de Rosario y el Festival de Literatura de Buenos Aires, donde presentará su poesía sónica, eventos escénicos y poéticos que buscan crear realidades.

Acompañada por una loopera y pedales de efecto, Scheffler construye en vivo “ecosistemas”, en los que el tono de la voz, la disposición de su cuerpo, el modo en que mira, lo que dice, el texto escrito forman parte de un circuito que toma forma en el encuentro con los oyentes y donde la experiencia, mediada por la poesía, cifra un lenguaje compartido y en comunidad.

Antes de su participación en el Festival Internacional de Poesía de Rosario (mañana a las 20.30) y en el Filba, invitada por el Instituto Goethe, la poeta nacida en Berlín en 1985, cuya obra aún no ha sido traducida al español, dialogó acerca de su indagación en la intersección de los géneros y de por qué la poesía puede ser una forma de vida.

- ¿Cómo define su trabajo, traducido aquí como poesía sónica?

Rike Scheffler: Tiene que ver con crear un ecosistema. Lo que me interesa es construir realidades con los recursos de la voz, del cuerpo, de los instrumentos musicales, cuento historias, hago performances, estoy en medio de todo eso y según la idea trabajo de diferentes maneras porque puedo trabajar con instalaciones sonoras o escribir poemas para ser publicados.

- La poesía tiene un origen oral, de algún modo es una reconfiguración de aquello prístino del género, ¿qué se propone en esa experimentación sonora?

R.S.: Si volvemos al origen de la poesía, a la antigüedad, a Safo, pero también al origen de la poesía occidental, la poesía siempre es una forma de celebración. Esta idea de celebración tiene mucho que ver conmigo: escribo poemas destinados a ser escritos, pero también escribo poemas concebidos de otra manera, vinculados a la vitalidad, es decir, a que se vuelvan vitales a través de la voz. Y además hay algo del orden de lo comunitario que surge en el espacio con la audiencia, los oyentes y mi voz. Por otro lado, cuando leemos un poema ese texto puede tener una densidad diferente de la densidad que tiene uno en forma oral. Muchas veces un poema escrito tiene un campo semántico, que es el campo del significado, amplio. Uno lee un poema y puede entender una cosa u otra. Sin embargo, en el momento de la performance ocurre una cierta especificidad de posibles significados, como un acotamiento del significado que lo damos a través de la entonación, la gestualidad. El cuerpo ayuda a la entonación, o el cuerpo se decide por una línea de comprensión, y por eso también trabajo mucho con la repetición porque de esta manera los oyentes son parte y pueden construir también.

- Al generar estos ecosistemas inmersivos, ¿qué lugar le da a la audiencia?

R.S.: Un rol muy activo porque los oyentes son parte de ese espacio que surge. Me comunico a través de una mirada y si quieren se vuelven parte de esta comunidad, también me comunico corporalmente. Entonces, si bien tengo un esqueleto de lo que va a ser la perfomance, trato de ver quiénes son esas personas que están ahí y voy modelando esa escultura en función de sus reacciones, de frases.

- En el marco de su participación, va a dar un workshop de poesía sónica, ¿de qué modo lo que se escribe se puede convertir en un hecho escénico?

R.S.: Tiene que ver con concebir a la poesía como forma de vida y con que un texto resurge cada vez que lo digo. El primer paso es tomar conciencia de todas las posibilidades de juego que tenés en la conversión hacia el acontecimiento escénico, porque cada poema es único y con una cierta vitalidad. Con esos recursos y con la reacción de los espectadores es como hacer un poco de magia, en el sentido de hechizo, de encantamiento. Con esto estoy hablando de la posibilidad de transformar realidad, y entonces un acontecimiento tiene que ver con algo nuevo que surge en forma comunitaria y a través del poema en ese espacio. Algo fundamental es que hay que entregarse al poema, el poema te necesita.

- ¿Qué quiere decir con “la poesía como forma de vida”?

R.S: Es un eslogan de la editorial Kookbooks, que fue fundada hace unos 15 años por la poeta y editora Daniela Seel, cuando no había demasiadas posibilidades para publicar poesía joven contemporánea, y de la que formo parte. A la editora la llaman la “Che” Guevara del mundo editorial alemán porque el sello tiene un perfil independiente, arriesgado. Y tiene otro eslogan: “Esto no se amortiza”, que retoma un título de Tristan Marquardt. La filosofía de esta editorial concibe a la poesía como un lugar de percepción vital. Todo puede ser o devenir poesía. Estamos hablando de arte y del modo en que percibimos la realidad. Y la idea de lugar no como determinado por el capital o una visión utilitaria del mundo sino más bien como un lugar estético, en el que tengan lugar las contradicciones y la sana rebelión. Eso es para mí la poesía como forma de vida.

Más noticias de hoy