×

Claudio, papá de Ana Belén: “El perrito comenzó a lamerle la cara hasta que la despertó”

- 22:47 Policiales

Es bien sabido que el amor de un padre es incondicional. No importa lo que tenga que hacer para salvar la vida de su hijo. Claudio pasó más de dos horas boca abajo, con su cabeza dentro del pequeño agujero alentando a Ana Belén, asustada en la estrecha oscuridad.

“Sentí mucha impotencia. No podía hacer nada por mi hija. Estaba solita en ese pozo y yo me sentía con las manos atadas. Quise entrar al pozo, pero no podía. Traté de sacarla con una soga, pero estaba atrapada. Solo sabía que tenía que hacer que mi hija no se durmiera”, sostuvo Claudio.

La pequeña Ana Belén o “Ucha” como le dicen todos, el viernes estaba cumpliendo un año y nueve meses. “Ayer (por el viernes) mi hija volvió a vivir. Dios me dio la tranquilidad para poder acompañarla desde afuera. Su llanto era desesperante. La estaba dejando morir. Se me cruzaba de todo por la cabeza”, remarcó.

Según Claudio “no la podía ver porque no tenía luz. Cuando me alcanzan la linterna y la veo paradita, eso fue un alivio, porque sabía que tenía más posibilidades de vivir. Cuando ella se durmió, ahí me di cuenta que tenía el perrito”.

“Yo le hablaba para despertarla y ahí fue cuando escuché que el perrito lloraba. Alumbré bien y vi que estaba el perrito. No sé cómo explicarlo, pero el perrito, que escuchaba que yo la hablaba, comenzó a lamerle la cara hasta que la despertó”, contó asombrado de ese amor incondicional que existe entre el ser humano y su mascota.

“Ella lloraba y el perrito cavaba con sus patitas para salir”, contó Claudio, quien también agradeció la ayuda de todos. “Esto es un milagro de Dios. Gracias a Dios y a todos los que trabajaron, hoy mi hija está bien. Esto fue una obra real de que Dios existe y nunca nos abandona”, finalizó.

Un amor inexplicable que va más allá de la razón

Mientras todos la miran, ella solo tiene ojos para su perro. Lo abraza, lo besa, lo apoya en su regazo y así lo carga por todo el patio de su casa. Ana Belén y “Chicho”, su ángel de la guarda, ahora son inseparables.

“Cuando regresó lo primero que hizo fue buscar a ‘Chicho’, en la casa de su abuelo. También buscó a su prima Génesis (con quien caminaba cuando cayó al suelo) para jugar otra vez”, explicó Vanesa, quien aseguró que desde entonces no se separó más de su mascota.

Ana Belén, “Ucha” como le dicen sus seres queridos, ama a ese cachorrito que la acompañó en la angustiante situación que le tocó vivir.


Más noticias de hoy