×

Jésica Díaz ideó el crimen de Móttola; Fernández lo ejecutó y Silva obtuvo el dinero para financiarlo

La investigación se nutrió de alrededor de 20 entrecruzamientos telefónicos, testimonios y elementos secuestrados. Cómo se gestó el aberrante asesinato.

- 07:32 Policiales

El policía federal Juan Pablo Fernández habría percibido casi $ 500.000 para ejecutar al mecánico Eduardo Móttola, a solicitud de Jésica Paola Díaz. El tercer involucrado sería Damián Nicolás Silva, quien habría obtenido el dinero para financiar el homicidio, consumado la noche del 6 de agosto del 2018 en su taller del Bº Libertad.

Así lo afirmó la Fiscalía ayer, al requerir sendas prisiones preventivas para los tres, a quienes acusó de “homicidio calificado por alevosía ante la indefensión de la víctima y sin riesgo para el autor, más precio o promesa remuneratoria agravado por el uso de arma de fuego”, reprimido sólo con prisión perpetua.


Te recomendamos: Falta de mérito y nulidades, el “as” en manga de defensores


La audiencia se extendió de 8:30 a 15 en los tribunales. Por la Fiscalía, lo fundamentaron Carla León, Victoria Sottini y Mariano Gómez; por la querella, Macarena Barrionuevo y Gabriel Coronel Chalfón; por la defensa, Dalmiro Cruz, por Díaz; César Barrojo, por Fernández y Andrés Bulacio en representación de Silva.

La reconstrucción

Según los fiscales, el 26 de septiembre del 2017 Móttola realizó una acción que disparó toda la trama que terminó más tarde con su vida: impugnó la paternidad de la hija de Díaz, con quien tenía una relación desde el año 2011.


Te recomendamos: Por qué pueden ser condenados a prisión perpetua los tres presuntos cómplices


El 28 de septiembre, Móttola y Díaz se reunieron, no en buenos términos por ese motivo. La nena en cuestión llevaba el apellido de la actual pareja de la mujer.

Jésica le confió el hecho a otro hombre aparentemente vinculado afectivamente con ella, el policía Fernández, quien también era peluquero, residía en Buenos Aires, pero organizaba cursos de peluquería en Santiago.

El entrecruzamiento de llamados indica que en junio se acordó el asesinato y que el 8 de julio, Díaz y Fernández estudiaron los “movimientos” de Móttola en su taller del Bº Libertad.

El día “D”

El 6 de agosto del 2018, Fernández vino a Santiago y se habría alojado en una pensión de La Banda. Cerca de las 19 pagó. Se retiró y apagó el celular. Entre las 21:35 y 21:40 se habría presentado en el taller y abordó a Móttola.

“¿Vos sos Eduardo Móttola?”, habría indagado. “Sí”, respondió el mecánico. Extrajo una pistola 9 mm y disparó 9 veces. Hizo blanco en 5 ocasiones. Móttola cayó fulminado y Fernández dejó el taller. Afuera una mujer quiso entrar a ver que sucedía.

- “No lo haga señora. Están robando”, habría advertido el Federal. Permaneció lejos de la Justicia y cayó en esposado en septiembre del 2019.

Más noticias de hoy