×

Buscan saber cómo lograron truchar carnés de conducir

Las imputaciones prevén una pena de entre 3 y 8 años de cárcel. Los plazos expiran esta semana y se viene la audiencia.

- 01:58 Policiales

Casi dos semanas después de ser apresados en La Banda por presunta falsificación de carnés de conducir, la Fiscalía habría establecido que un técnico en informática tendría la estructura para la confección de los documentos y un electricista, los vínculos en la calle para captar clientes.

Ellos serían Gustavo Ibáñez, técnico en Informática y Roger Bustamante, electricista, apresados en sendos allanamientos a los barrios Villa Eloisa y Agua y Energía, respectivamente.

Todo se precipitó con la denuncia de las autoridades de Tránsito y Transporte de la Municipalidad de La Banda, al alertar a la Fiscalía sobre el secuestro de licencias de conducir truchas.

Sospechosos

Al declarar, los titulares de los carnés proveyeron los nombres de Ibáñez y Bustamante, trascendió.

Sin embargo, lo medular aún no pudo establecerse: ¿Cómo Ibáñez habría confeccionado carnés en su domicilio, sin un contacto con los organismos municipales?

En los allanamientos fueron incautados ocho recortes de papel blanco de 150 gramos; recortes de pouch plastificado en caliente; dos unidades de post de tamaño A4, 23; hojas en blanco A4 común; tres hojas tipo A4 blanco de 150 gramos; dos fotografías tipo carné de dos hombres; una fotocopia de DNI; dos licencias de conducir a nombre de un hombre, listas para ser utilizadas; una notebook y dos celulares.

Indagatorias

Al declarar, los dos imputados habrían deslindado responsabilidades.

Sin embargo, la policía incautó el mayor volumen de pruebas en la casa de Ibáñez.

Desde esa certeza, la defensa de Bustamante apuesta fuerte a oxigenarle los cargos y aspira a su excarcelación, a corto o largo plazo, deslizaron los investigadores.

“Yo le llevaba gente, pero no sabía que él fabricaba los carnés en su casa”

Divorciados ya de la sociedad ilegal, Bustamante habría declarado que su única función era “conseguirle gente” a Ibáñez, aclarando: “no sabía que él hacía los carnés en su casa”.

Ello habría sido manifestado a los policías y a la Fiscalía, en su declaración indagatoria.

A criterio de la defensa, a cargo de Luis Palavecino, su cliente no es inocente, pero tampoco podría atribuírsele la misma responsabilidad penal que a Ibáñez.

Pese a reservarse su estrategia por venir, el abogado procuraría un cambio de calificativa, basamento para un futuro pedido de excarcelación.

Sin embargo, ese panorama está sujeto a la audiencia que viene, en cuyo transcurso la Fiscalía abogaría por la prórroga de las detenciones.

Si los dos detenidos quieren cortar de raíz este bochorno, el “plan B” que les queda es un juicio abreviado.

Se expondrían a una segura condena en suspenso, pero recuperarían la libertad.l

Más noticias de hoy