×

Recibió una golpiza por parte de su pareja y sus vecinas la rescataron

- 01:44 Policiales

Un hombre fue condenado después de haber protagonizado al menos cuatro hechos de gravedad de violencia de género contra su ex pareja, la cual soportó un calvario en los últimos dos años.

En el Palacio de Tribunales se desarrolló ayer una audiencia en la que se celebró un juicio abreviado para resolver la situación procesal del acusado de apellido Giménez, un albañil domiciliado en el barrio General Paz.

La fiscal del caso, Dra. Cecilia Gómez Castañeda, junto con el Dr. Benjamín Zavalía, miembro de su equipo, presentaron ante la jueza de Género, Dra. Norma Morán, un acuerdo alcanzado con la defensa del imputado, representada por el Dr. Delfín Santillán.

La Dra. Gómez Castañeda enumeró los cuatro hechos que le endilgaban a Giménez y manifestó a la Dra. Morán que habían acordado una pena de 2 años de prisión de cumplimiento en suspenso, por los delitos de “amenazas simples reiteradas, lesiones leves calificadas reiteradas, en concurso real de delitos”.

La magistrada escuchó atentamente lo expuesto por la fiscal y preguntó al albañil si estaba de acuerdo con la pena establecida y si se reconocía culpable de los delitos que le imputaron, a lo que éste prestó conformidad.

En consecuencia, la Dra. Morán homologó el acuerdo y condenó a Giménez a la pena de 2 años de prisión en suspenso, sujeto a estrictas medidas de comportamiento, medidas restrictivas hacia la víctima y la obligación de someterse a tratamientos.

Un calvario

El primer hecho que habría sufrido la víctima ocurrió en marzo del 2017 en horas de la noche. La damnificada se encontraba en su domicilio; se produjo una discusión con su pareja y éste la echó de su domicilio, por lo que ella decidió retirarse y dirigirse al barrio Primera Junta, donde vive su hijo mayor.

Tres días después, al mediodía, el denunciado de más de 40 años, se comunicó telefónicamente y le manifestó: “Yo lo tengo a A... (hijo menor de ambos) en casa, no vaya a ser cosa que lo quieras venir a buscar, porque llegas a aparecer por acá y yo te mato”. Ante la amenaza, la mujer no le contestó nada y cortó la comunicación.

El segundo hecho se registró en noviembre del 2017, cuando el acusado le envió un mensaje de texto, diciéndole: “Vos disfrutá de ese lugar, vas a ver cómo te quemo todo lo que tienes aquí”. También la llamó por teléfono y le dijo que si iba a su casa, la iba a “quemar”. Luego, cinco días más tarde, alrededor de las 8.30, la mujer se dirigió al domicilio de Giménez en el barrio General Paz, aprovechando que éste se encontraba trabajando, ingresó y observó que el sujeto le había prendido fuego toda su ropa, ya que había restos de ceniza en el lugar.

La denunciante también aseguró que era amenazada constantemente por el acusado, mediante llamadas telefónicas en las cuales su expareja le expresaba “No vengas más por acá, porque te voy a terminar matando, p... de m...”.

El tercer hecho sucedió el marzo del 2018, cuando la damnificada regresaba de su trabajo a la noche, el acusado la llamó por teléfono para preguntarle dónde se encontraba. Luego de unos minutos, el sujeto llegó al hogar en el que residían, totalmente violento y mientras se encontraban en la habitación, comenzó a insultarla diciéndole: “¿Quién mi... sos vos para preguntarme qué es lo que hago?”, acto seguido, le propinó un golpe de puño en el rostro, la sostuvo de la cabeza y la hizo golpear contra la pared, mientras la mujer le suplicaba que no hiciera semejante bochorno en presencia de sus hijos.

Rescate

El cuarto y último hecho sucedió el pasado 31 de octubre, cuando minutos después del mediodía, la mujer se encontraba terminando de cocina en el domicilio de ambos, circunstancias en las que su pareja le preguntó si había comprado una gaseosa, a lo que ella respondió que no porque no le había alcanzado el dinero.

La respuesta molestó al acusado, quien le dijo: “¿Qué has hecho con la plata? Seguro le llevaste el dinero a tus hijos o a ese”, refiriéndose al padre de los hijos de la mujer.

Acto seguido, el agresor se acercó, la tomó fuertemente del hombro derecho, rompiéndole las tiras de la musculosa que vestía, provocándole también lesiones al costado del cuello. Seguidamente la mujer salió de la vivienda solicitándole a Giménez que le entregara las llaves de su moto, para que pudiera irse. Pero el denunciado le gritó: “Che p..., vení a darle de comer a tu hijo. Callate, ¿o quieres que se enteren todos los vecinos?”.

Seguidamente le propinó un golpe de puño en el rostro, continuó insultándola y la empujó contra su motocicleta, provocándole lesiones.

En ese momento, una vecina gritó a través de la tapia, y le dijo “no te dejes pegar, ya viene la Policía, no te dejes pegar así, pegale con lo que puedas”. Minutos más tarde, se presentaron en su domicilio tres vecinas y la sacaron de su vivienda a la vereda, mientras insultaban al acusado y él les respondía “no se metan”. Cuando dichas vecinas la llevaban, la mujer se descompensó hasta la llegada de la Policía que la auxilió.l


Más noticias de hoy