×

Llegó el fin del Windows 7: ¿dejan de funcionar un tercio de las computadoras en la Argentina?

La legendaria versión de uno de los sistemas operativos más utilizados del planeta dejará de funcionar en el transcurso de la semana. Un punteo detallado de los mejores consejos antes de iniciar el traspaso.

- 10:39 El Cronista

Todo concluye al fin. Este martes 14 de enero finalizará el soporte gratuito para Windows 7. Si bien el Microsoft otorgará la chance de pagar por el soporte y actualizaciones de software mediante su servicio Actualizaciones de Seguridad Extendidas (ESU), lo cierto es que será una chance muy costosa. 

Por tal motivo, es preferible que los usuarios que inicien el camino de la migración a Windows 10 de la forma más fluida posible, ya que la nueva versión sí contará con actualizaciones de software y seguridad gratuitas que impedirán que los equipos sean vulnerables a virus y malware. 

Si bien pasaron varios meses desde que el gigante tecnológico detalló la fecha en la cual dejará de ofrecer soporte técnico para Windows 7, el sistema operativo (SO) aún continúa siendo muy popular entre los latinoamericanos, ya sea para uso doméstico o empresarial. 

Según cifras divulgadas por la empresa de ciberseguridad global Kaspersky, cerca del 30% de usuarios de la región lo utiliza de forma diaria, aun en la recta final de su ciclo de vida. 

Kaspersky Security Network precisó que Brasil mantiene la mayor tasa de uso de este sistema operativo (37%), seguido por Argentina (35%), Colombia (33%), Perú (29%) y México (28%).

Aunque la tasa de penetración de Windows 7 en la región es menor que a nivel mundial (41%), solo quedan horas para que esta tasa llegue a un 0%. 

Dmitry Bestuzhev, director del Equipo de Investigación y Análisis para América Latina en Kaspersky, alertó que el riesgo principal radica en que ya no habrán parches de seguridad para resolver vulnerabilidades que aparezcan después de la fecha anunciada, que sin duda serán aprovechadas por cibercriminales para lanzar ataques. 

“Sabemos que muchos usuarios eligen no actualizar el sistema operativo, ya sea por costo, costumbre o porque sus otros paquetes informáticos no son compatibles con versiones más recientes. Sin embargo, un Sistema Operativo obsoleto que no cuente con parches de seguridad es un riesgo de ciberseguridad. Nuestra recomendación es migrar a la versión más reciente de Windows inmediatamente, además de contar con una solución de seguridad robusta, ya sea para la protección de un equipo personal o laboral, dado a que el costo de un incidente puede ser sustancialmente mayor al de la actualización”, advirtió Bestuzhev. 

Por otro lado, proveedores de software también dejarán de respaldar a este sistema operativo en sus propios productos. De este modo, los usuarios no sólo tendrán un sistema operativo vulnerable, pero también aplicaciones externas vulnerables, lo que multiplica las posibilidades de infección y aumenta el riesgo de que los cibercriminales consigan información confidencial sobre sus víctimas. 

Algunas recomendaciones de Kaspersky para aquellos usuarios y empresas que aun usan Windows 7: 

-Migrar a una versión actualizada del sistema operativo con la función de actualización automática activada. 

-Actualizar el sistema operativo a través de Windows Update y manténgalo siempre al día. 

-Realizar un respaldo de seguridad de sus fotos y archivos. 

-Si no es posible actualizar a la última versión del sistema operativo, se aconseja a las organizaciones que tengan en cuenta este vector de ataque en su modelo de amenaza y que lo aborden mediante la separación inteligente de los nodos vulnerables del resto de la red, además de otras medidas. 

-Utilizar soluciones con tecnologías de prevención de ataques basadas en el comportamiento (como Kaspersky Security Cloud, Kaspersky Endpoint Security for Business y Kaspersky Small Office Security), que ayudan a reducir el riesgo de que los ataques se dirijan a sistemas operativos obsoletos (Windows 7 y posteriores). 

Por otro lado, Pavithra Sudhakar, consultora de Producto en ManageEngine - la división de gestión de TI empresarial de Zoho Corporation- también brindó una serie de consejos a la hora de implementar la migración a Windows 10. 

-Compatibilidad: Según un informe reciente de NetMarketShare, casi dos tercios de las empresas aún funcionan con Windows 7 en el momento del lanzamiento de Windows 10. Por esta razón, Microsoft se aseguró que casi el 99 por ciento de las aplicaciones de Microsoft Store funcionen de forma inmediata después de la migración de Windows 10. 

No obstante, antes de iniciar la migración, es importante asegurarse de que exista una solución que pueda re-instalar sin problemas las aplicaciones en los dispositivos que migraron a Windows 10. 

Las organizaciones que dependen de aplicaciones internas tendrán que enfrentar la ardua tarea de garantizar que estas aplicaciones sean compatibles con Windows 10. 

Además de esto, casi todas las organizaciones poseen aplicaciones web y sitios web que utilizan tecnología heredada. Para que la mayoría de ellos funcionen, a menudo requieren complementos que son nativos de los navegadores heredados, como Internet Explorer. Sin embargo, Microsoft Edge es el navegador predeterminado en Windows 10. 

Por lo tanto, para representar sitios web heredados sin problemas, las organizaciones necesitan una solución que pueda re-dirigirse a un navegador que admita estos sitios web y aplicaciones. 

-Evaluaciones esenciales: Antes de pasar a Windows 10, es importante identificar cuántas máquinas aún ejecutan Windows 7. Además, todas las máquinas de destino deben evaluarse para garantizar que cumplan con los requisitos mínimos para Windows 10. ¿Cuáles son esos requisitos? Las máquinas de destino deben tener al menos 32 gigabytes (GB) de espacio en el disco duro, 1 GB de RAM y un procesador de 1 Ghz. 

-Datos del usuario: el elemento de creación o interrupción: Los detalles de la cuenta de usuario incluyen los datos de usuario asociados y los archivos de usuario. Por tal motivo, retener los detalles de la cuenta reducirá el tiempo requerido para la migración al eliminar la necesidad de volver a personalizar cada máquina y volver a ingresar las configuraciones específicas del usuario después de la migración. 

-Enfrentarse al enjambre de Sistema Operativo y actualizaciones de aplicaciones: Uno de los mayores cambios es el sistema operativo continuo y las actualizaciones de aplicaciones. Windows 10 busca actualizaciones una vez al día. No es ningún secreto que parchar todo es un aspecto crucial de la ciberseguridad. 

Si se tiene en cuenta la importancia de las actualizaciones del sistema operativo y los ataques anteriores (como el gusano Conficker, WannaCry, Petya y NotPetya) es importante asegurarse de que todos los parches y actualizaciones se implementen en el momento en que se lanzan. 

Para organizaciones medianas y grandes, hacer esto manualmente puede ser una tarea enorme. Programar y automatizar estas frecuentes actualizaciones de Windows 10 no solo ahorra tiempo, sino que también garantizará que no se deje sin reparar ningún equipo por error. Después de todo, solo se necesita una máquina sin parche para eliminar una red completa. 

-Hacer un inventario: Antes de migrar, las empresas organizaciones deberían tomarse un tiempo para analizar sus aplicaciones, monitorear su uso, analizar las métricas de uso y decidir cuáles deben conservarse. 

-Antes de implementar Windows 10, deben asegurarse que cada conjunto de hardware tenga los controladores que el sistema necesita para funcionar sin problemas.

Más noticias de hoy